es
‘DESANGELADOS’

‘DESANGELADOS’

Interiorismo

Estoy segura que en más de una ocasión has entrado en un lugar que te ha transmitido una sensación fría, de vacío. Cuando esto te ocurre y tienes la sensación de que te falta algo, de que el lugar es bonito pero poco acogedor, es muy probable que pronuncies o hayas escuchado la expresión “este sitio parece estar desangelado”.

La palabra ‘desangelado’ significa que algo tiene falta de gracia, de encanto, que está solo y abandonado, y eso puede ocurrir en un interior o espacio más fácilmente de lo que imaginamos. Como interioristas, sabemos reconocer estos espacios muy rápidamente con solo entrar en un local, restaurante e, incluso, en una casa.

Puede ocurrir de diferentes maneras. Quizás porque la luz es insuficiente o no se ha trabajado bien, o porque la decoración o materiales transmiten frialdad o distancia. Quizás porque a toda la composición general le falta armonía, calidez, atractivo o gracia y precise de un profesional que le dé el encanto necesario.

Entonces, ¿cómo podemos arreglar un espacio desangelado y ‘dotarlo de ángel’? Sin duda, trabajando muy bien todo el conjunto, desde los detalles a la iluminación, la composición cromática y los materiales. Dándole y combinando todos los ingredientes necesarios para que esa sensación desaparezca: aportando luz cálida, aplicando materiales bien equilibrados y bien combinados con los colores apropiados.

Generar armonía en la distribución y en la composición del espacio es fundamental. Conseguir esa armonía es posible si el mobiliario y las dimensiones que tiene el espacio están bien equilibrados. No es necesario que haya una gran cantidad de muebles, pero es importante que no se vea una falta de ellos, para que no tenga un aspecto descuidado y desangelado.

Se trata de vestir y amueblar el espacio para darle el confort necesario, para darle vida a cada uno de los rincones existentes sin ser exagerado. Como interioristas nuestro trabajo es encontrar todas las posibilidades que ofrece el espacio y saber utilizarlas. Iluminación, colores, cantidades, proporciones, etc., todo es importante y cada elemento nos ayudará a conseguir esa armonía que faltaba.

Un interiorista tiene el objetivo de dotar de ángel cualquier rincón que toque. Debe conocer todos aquellos trucos que le permitan vestir con un único elemento el lugar más vacío. Darle vida al rincón más oscuro. Agrandar visualmente un pequeño espacio. Buscar la sencillez en un ambiente que cuente historias propias y esté plagado de decoración que evoque vida y experiencia.


Post Your Thoughts